Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, obtener estadísticas y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click en "leer más"

Los colegios privados concertados sostenidos parcialmente con fondos públicos, al igual que todos los colegios o centros públicos de enseñanza, tienen la obligación de tener un plan de evacuación. Este plan tiene que ser conocido por toda la comunidad educativa. Por todo ello, en el plan de evacuación especificamos las medidas generales ante situaciones de emergencia. El colegio ha seguido la normativa vigente realizando:

  • Plan de Evacuación, delimitando bien cuáles son los responsables de llevar a cabo dicho plan.
  • Información al Claustro y al Consejo Escolar, como órganos colegiados, de su responsabilidad y diligencia a la hora de conocer el plan, tanto en los simulacros propuestos, como si hay una emergencia real.
  • Realizar simulacros obligatorios, al menos uno durante el curso, para que toda la comunidad educativa, especialmente los alumnos, sepan qué tienen que hacer, por dónde tienen que ir y cuáles son las normas que tienen que cumplir.

Estas prácticas de ejercicios de evacuación, tienen que estar en todos los planes de evacuación y se encuadran dentro de las previsiones del Plan de Autoprotección de implantación obligatoria en todos los Centros de Enseñanza públicos o Centros privados concertados sostenidos parcialmente con fondos públicos, el cual tiene por objeto estructurar y organizar los medios humanos y materiales disponibles en el Centro, con el fin de responder eficaz y coordinadamente en los primeros momentos de una emergencia y hasta la llegada de los Servicios de Ayuda Exterior.

Estas prácticas de evacuación han de convertirse en una actividad más dentro de las tareas escolares, pues sólo así podremos conseguir un triple objetivo:

  • Enseñar a los alumnos a conducirse adecuadamente en situaciones de emergencia.
  • Conocer las condiciones de los edificios en los que se alojan los Centros para conseguir la evacuación de una forma ordenada y sin riesgo para sus ocupantes, ni deterioro de los edificios ni del mobiliario escolar, debiéndose realizar todo ello en el menor tiempo posible.
  • Mentalizar a los alumnos, a sus padres y a los profesores de la importancia de los problemas relacionados con la seguridad y emergencia en los Centros educativos.

Si bien las hipótesis que se consideran para simulacros de evacuación no coinciden exactamente con las condiciones de un caso real de siniestro, que serán las que en cada caso determinarían la estrategia de evacuación a adoptar, hay que hacerlos porque lo que se pretende obtener es unos resultados que ayuden a:

  • Detectar las principales insuficiencias del edificio,
  • Definir las medidas correctivas particulares a efectos de evacuación y el entrenamiento y corrección de hábitos de los alumnos, teniendo en cuenta los condicionantes físicos y ambientales de cada edificio
  • Probar la idoneidad y suficiencia de los equipos humanos y técnicos (medios de comunicación, alarma, señalización, alumbrados, etc.).

Queremos concienciar a la Comunidad Educativa de lo importante es estar preparado para cualquier emergencia que pueda surgir en el centro escolar. Por eso es tan importante presentar y justificar este plan de evacuación, explicando su elaboración, a partir de las directrices de la Consejería, y las acciones que vamos a llevar a cabo. Las situaciones de emergencia que pueden llegar a producirse en un centro docente, son las siguientes:

  • Incendio
  • Amenaza de bomba
  • Escape de gas o de gasóleo.
  • Terremoto.
  • Inundación.
  • Accidente grave de un alumno
  • Cualquier otro tipo de alarma que justifique la evacuación rápida del edificio.

A partir de este plan, para el conocimiento de toda la comunidad educativa, se realizarán estas acciones:

  • Sesiones explicativas en el Consejo Escolar con los diferentes sectores.
  • Sesiones de formación específicas con el claustro, PAS, AMPA, empresa de comedor, personal de servicios complementarios y empresas de actividades extraescolares
  • Elaboración documentos y materiales de apoyo y cuantas otras se estimen pertinentes.

Además, los centros escolares están obligados a disponer de un Plan de Emergencias que permita hacer frente a cualquiera de las situaciones peligrosas (un incendio, una inundación, un derrumbe del edificio, etc.) y ayude a que las personas y los bienes sufran el menor daño posible.

Plan de evacuación 2019/2020

 

item1
item2
item3
item4
item5